Crónica Aragón.

Crónica Aragón.

Chueca anuncia la finalización de la reforma de la calle Belchite de Zaragoza en 3 meses, con una inversión de 600.000 euros.

Chueca anuncia la finalización de la reforma de la calle Belchite de Zaragoza en 3 meses, con una inversión de 600.000 euros.

La alcaldesa conservadora de Zaragoza, Natalia Chueca, ha anunciado que en un plazo de tres meses se completará la reforma integral de la calle Belchite, en el distrito de Las Fuentes. La inversión para esta renovación alcanza los 599.572 euros, tal como ha explicado Chueca en una rueda de prensa conjunta con el consejero municipal de Urbanismo e Infraestructuras, Víctor Serrano. Ambos han visitado las obras para verificar su avance.

Según Chueca, la calle Belchite actualmente presenta aceras estrechas y una red de saneamiento que no es adecuada. Las obras comenzaron en agosto y se espera que estén finalizadas y la calle inaugurada en tres meses. El objetivo de esta renovación es convertir la vía en una prioridad peatonal, poniendo a los peatones en el centro. Para lograrlo, se ensancharán las aceras de 1 a 2,2 metros y se implementará una plataforma única con un trazado sinuoso y una velocidad límite de 20 km/h, en lugar de los 30 km/h actuales. También se incluirá señalización podotáctil para facilitar la circulación de personas con discapacidad visual.

Además de la mejora en la accesibilidad, la reforma contempla la renovación de los servicios públicos subterráneos, incluyendo las tuberías de abastecimiento de agua y saneamiento. También se mejorará el alumbrado con tecnología LED y se añadirán árboles y mobiliario urbano para mejorar la calidad ambiental de la calle.

Esta obra forma parte de una serie de renovaciones planificadas por el Servicio de Nuevas Actuaciones en Viarios. La próxima calle en ser reformada será la calle Gil Morlanes, con un presupuesto de 563.000 euros y una duración estimada de seis meses para las obras.

En resumen, esta renovación forma parte del objetivo de la alcaldesa para convertir Zaragoza en una ciudad del siglo XXI, neutral en cuanto a emisiones de carbono e inteligente para 2030.