• viernes 3 de febrero del 2023
728 x 90

Celma (PP) solicita integrar en las ayudas a labradores y ganaderos damnificados por incendios a los de Nonaspe y Mequinenza

img

ZARAGOZA, 17 Ago.

El presidente del PP de Zaragoza y diputado representante de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en las Cortes de Aragón, Ramón Celma, ha manifestado su satisfacción por que "al fin" el Gobierno autonómico haya anunciado las ayudas para labradores y ganaderos damnificados por el incendio de Ateca del pasado 18 de julio, pero mostró su sorpresa "por que se haya dejado fuera" a los damnificados por el incendio de Nonaspe del 16 de junio.

El Gobierno de Aragón "no tienen la posibilidad de ignorar a los labradores de Nonaspe y Mequinenza, que vieron de qué manera el incendio que padecieron hace ahora un par de meses, asoló sus cosechas y también infraestructuras agrícolas", ha recalcado el presidente de los 'populares' de Zaragoza en una publicación oficial.

Este miércoles, 17 de agosto, se ha anunciado en el Boletín Oficial de Aragón el Decreto-Ley de ayudas para los labradores y ganaderos que se vieron damnificados por el incendio de Ateca y Bubierca, que recopila tres líneas de ayudas, prevé como adjudicatarios a los labradores y ganaderos de los ayuntamientos de Alhama de Aragón, Ateca, Bubierca, Castejón de las Armas, Cetina, Contamina, Embid de Ariza, Moros, Terrer, Villalengua y Villarroya de la Sierra, quedando fuera los damnificados en el incendio que se causó un mes antes en Nonaspe.

Ante esta situación, Ramón Celma ha pedido la incorporación de los labradores de Nonaspe y Mequinenza en las ayudas por los incendios publicadas por el Gobierno de Aragón. El gerente 'habitual' ha lamentado que el Ejecutivo aragonés se olvide de la Comarca Bajo Aragón-Caspe y de Mequinenza, donde los daños sufridos por labradores y ganaderos "fueron copiosos y todavía no se han indemnizado".

"Los labradores de esta región perdieron por el incendio 2.008
hectáreas, entre ellas, de frutales nuevamente regadío, que suponen unos costos de inversión altísimos; pero no solo esto, en Nonaspe, asimismo se vieron damnificados 114 km de pistas y caminos y diez viviendas de campo", ha contado el presidente del PP Zaragoza.

De exactamente la misma forma, ha demandado el reconocimiento de ayudas de esta naturaleza para los labradores y ganaderos damnificados por el reciente incendio del Moncayo, cuando se generen las evaluaciones de daños. "Deben ser indemnizados asimismo en el momento en que se conozcan los daños sufridos en las 6.000 hectáreas perjudicadas por el incendio, en las que los cultivos primordiales eran almendros, olivos y viñedos", ha apuntado.

Para Celma, la contestación frente ocasiones de esta clase ha de ser instantánea: "Aguardar indemnizaciones a lo largo de un par de meses desde el instante en que se causó el incendio de Nonaspe es grave, pero lo es todavía mucho más revisar de qué forma pasado este tiempo el Gobierno de Aragón no ha incluido esta región en el Decreto-Ley de ayudas por incendios para realizar su cometido, restituir los daños sufridos".

El gerente 'habitual' ha incidido en que las ayudas "han de ser ágiles, suficientes y para todos los damnificados, y las dentro en el Decreto-Ley no lo son".

Ha concretado que las ayudas derivadas de la declaración de región aciaga --en este momento famosa como región singularmente perjudicada por una urgencia de protección civil-- se alargan en su concesión a lo largo de varios meses, lo que imposibilita a los damnificados por estas ocasiones a retomar la actividad que desarrollaban y que se vio interrumpida por los incendios.

"Los labradores de la región de Nonaspe damnificados por el incendio del pasado 16 de junio tienen que recibir unas ayudas compensatorias de manera inmediata y estas han de ser compatibles con las que se den desde la Administración General del Estado", ha señalado.

Celma ha sostenido que la sequía, la subida de costes de los fertilizantes, el aumento de los costos energéticos y la indecisión de los mercados hacen del campo primario "entre los mucho más precarios desde el criterio económico, lo que se debe compensar con medidas de acompañamiento frente ocasiones poco comúnes".

A su comprender, "son ahora bastante complejas las situaciones en las que tienen que trabajar labradores y ganaderos para que ocasiones poco afortunadas como incendios o temporales vean peligrar su inversiones, poniendo bajo riesgo al unísono una sección fundamental de la renta del medio rural, y por consiguiente su supervivencia".

Por todo lo mencionado, ha solicitado al Gobierno de Aragón "celeridad" en la tramitación de todas y cada una de las ayudas agrícolas por ocasiones climatológicas que hagan viable proseguir con la actividad de manera inmediata.

"El planeta rural no se comprende sin agricultura, ni ganadería y es exactamente en el momento en que peor lo pasan por la sequía, el granizo o los incendios, en el momento en que las gestiones tienen que tomar en consideración el papel tan esencial que juegan".

Más información

Celma (PP) solicita integrar en las ayudas a labradores y ganaderos damnificados por incendios a los de Nonaspe y Mequinenza