• domingo 25 de septiembre del 2022
728 x 90

Aragón moderniza su tecnología para tratar con radioterapia superficial el cáncer de piel no melanoma

img

ZARAGOZA, 13 Jun.

Aragón ahora tiene una exclusiva tecnología en el servicio de Oncología Radioterápica para tratar el cáncer de piel no melanoma. Therapax es como se llama la máquina que administra radioterapia superficial y que se posiciona en el Hospital Universitario Miguel Servet (HUMS) de Zaragoza.

Esta terapia se administra desde los años 70, pero el último de los equipamientos que se han usado ahora se había quedado anticuado y era muy pedido ya que con él se tratan en torno a 300 pacientes por año, informó el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón en una publicación oficial.

Según ha detallado, desde finales de marzo ahora está instalada la novedosa tecnología, de última generación y que deja tratar tumores de hasta 15 centímetros de diámetro y a una hondura de hasta un centímetro, en cualquier ubicación. Ya se ha usado con 25 pacientes.

El Departamento de Sanidad indicó que la radioterapia es un trámite que se hace, normalmente, con intención curativa, para tratar el cáncer. También se usa para calmar los síntomas que padece el tolerante, como paliativo; o como régimen adyuvante o agregada, que se administra tras el régimen primario, que tiende a ser la cirugía, para reducir el peligro de que el cáncer se reproduzca.

La jefe de sección de Oncología Radioterápica en el Hospital Miguel Servet, Reyes Ibáñez, ha comentado que el 90% de los tratamientos se efectúan con intención curativa, "y por mes de terminar el régimen, el 80% de los pacientes ahora muestran una contestación completa, y sube al 96% en seis meses".

El Gobierno de Aragón ha precisado que Oncología Radioterápica trabaja con el servicio de Física y Protección Radiológica, "que afirma la administración eficiente y sin peligro de la radiación para conseguir el más destacable resultado diagnóstico o terapéutico".

La Oncología Radioterápica "es una enorme opción terapéutica, no quirúrgica, que no precisa anestesia y que no acostumbra entorpecer con la medicación frecuente del tolerante" y tiene unos "geniales desenlaces productos cosméticos y funcionales", han añadido las citadas fuentes.

El régimen ha de ser consensuado entre los diferentes especialistas que atienden a estos pacientes --dermatólogos, cirujanos plásticos y oncólogos radioterápicos-- y se tienen que tener en consideración varios causantes, como la edad, la promesa de vida, la aptitud cognitiva, las opciones del tolerante y el encontronazo potencial de cualquier régimen. Este régimen se usa primordialmente para sanar cánceres de piel de zonas de bien difícil abordaje quirúrgico.

En otras oportunidades, hablamos de un refuerzo a pacientes ahora operados por los cirujanos plásticos --para el régimen articulo quirúrgico de ciertos queloides, por servirnos de un ejemplo-- o de lesiones extirpadas por dermatólogos.

Precisamente, el Servicio de Dermatología puso en marcha este año otra alternativa terapéutica para el cáncer de piel que se aplica a casos muy escogidos. Se trata de la cirugía de Mohs, que deja garantizar la supresión del 100 por ciento del tumor, acatando la mayor proporción de tejido sano viable.

El dermatólogo del Hospital Miguel Servet, Adrián Diago, ha comentado que lo frecuente en las cirugías oncológicas es efectuar una exéresis fácil del tejido perjudicado, o sea, obtener toda la lesión. Tras la intervención, se remiten diferentes muestras del área del tumor y sus contornos a Anatomía Patológica para entender si se ha limpiado toda la región de células cancerígenas.

La diferencia con la cirugía de Mohs es que en un caso así los anatomopatólogos estudian el tejido a lo largo de la intervención, de manera que el dermatólogo tiene la seguridad mientras que está en quirófano, si ha extraído todo el tejido perjudicado, si debe accionar mucho más o si por contra puede ser mucho más conservador.

La cirugía de Mohs está indicada en tumores localizados en zonas comprometidas --nariz, ojos, orejas-- o en tumores con contornos mal establecidos. Este género de cirugía se efectúa asimismo en el Hospital Clínico Lozano Blesa. En el Miguel Servet, que empezó a inicios de año, se efectúan tres casos por mes.

Adrián Diago ha manifestado que el primer aspecto de peligros asociado al cáncer de piel es la exposición al sol. Por eso este lunes, que se festeja el Día del Cáncer de Piel, ha insistido en rememorar unos consejos básicos para impedir la aparición de este género de lesiones.

Estas son eludir la exposición del sol en las horas centrales del día, del 12.00 a 16.00 horas; emplear cremas solares con aspecto de protección de 50 de ahora en adelante; reaplicar cada 2 o tres horas el asegurador, acción singularmente esencial si la persona se ha bañado o sudado como efecto de trabajo o deporte; y también usar ropas que cuiden del sol y sombreros o viseras.

El cáncer de piel es el mucho más recurrente en el planeta y en España tiene una tasa de incidencia de 47 casos por cien.000 pobladores en el año 2020, según el Observatorio de la Asociación Española Contra el Cáncer (Antes de Cristo), con una inclinación al incremento de la incidencia en los últimos años.

El cáncer de piel puede mostrarse en múltiples ubicaciones, si bien el 80% se encuentran en áreas fotoexpuestas, siendo las mucho más usuales la nariz, el cuero cabelludo, la frente y la sien.

En el Sector sanitario Zaragoza II, que corresponde al área de población que tiene como referencia el Hospital Universitario Miguel Servet, Anatomía Patológica diagnostica todos los años 1.800 tumores de piel.

Más información

Aragón moderniza su tecnología para tratar con radioterapia superficial el cáncer de piel no melanoma